viernes, 18 de febrero de 2011

Que no existirá la distancia mientras el recuerdo siga vivo. Que por mucho que te alejes nunca conseguiré olvidarte. Y eso es en parte bueno, y en parte malo. Sabes que siempre me acordaré de ti, que una sonrisa nostálgica reinará en mi cara al oír tu nombre. Que el viento del invierno soplará, a partir de ahora, con tanta fuerza que, al impactar en mi rostro, provocará en mi la sensación de aquella vez. Sabes que al recorrer los pasillos de aquel lugar, al pasear por las calles de esa ciudad, y pasar mi mano por las paredes, recordaré cada sonrisa que me dedicaste, cada palabra que pronunciaste. Sabes que reviviré cada momento junto a ti con detalle.
Pero lo que no sabes es que la brisa de mayo, el sol de junio, las tormentas de julio, el rugir de las olas, el sabor del mar, el olor de la libertad y cada día de verano no volverán a ser iguales, no los podré vivir del mismo modo ni con la misma intensidad por mucho que pase el tiempo.
Y seguramente tampoco sepas que te voy a extrañar, que todo fue un error pero que lo volvería a cometer.

Todo esto se puede añadir a la larga lista de sucesos en mi vida que me llegaron a marcar. Deberías alegrarte, te quise y te querré

1 comentario:

  1. Diooos, las dos primeras frases son geniales! Bueno y todo en general!

    ResponderEliminar

Leo todos los comentarios. Me gusta que opineis, ya sea una critica buena o mala, pero se respetuoso! :D